El nuevo disco de los ingleses nos genera muchas cosas, pero sobre todo esta pregunta: ¿nos están tomando el pelo?