The Vaccines

Come of Age

2012 – Columbia

[6.0]

.

.

Dieciocho meses después de What Did You Expect From The Vaccines? apareció en las bateas el segundo trabajo de esta joven banda londinense que emergió como una burbuja desde el fondo del océano.

Con la frescura de canciones como Wreckin’ Bar (Ra Ra Ra) y Post Break-Up Sex se ganaron el aprecio del la audiencia festivalera de Europa. Acompañado el éxito, claro está, por una evidente campaña del sello Columbia que supo cómo aprovecharlo. Sin embargo, para enfrentar el mote de ser una banda sobrevalorada con un puñado de buenas canciones arremetieron con su segundo trabajo: Come of Age. La producción a cargo de Ethan Johns (Ryan Adams, King of Leon y viejo conocido de la música tradicional yankee) dio como resultado once canciones que los ponen otra vez bajo el foco. La apuesta fue simple pero efectiva: mantener la línea, conservar el sonido que les valió la fama.

El primer corte, No Hope, es una canción que respeta casi todas las exigencias radiofónicas «“ intro corta, estribillo prematuro y pegadizo con el soporte de guitarras urgentes y un buen beat «“ aunque se excede con el tiempo y la letra. Pero lo logran, la canción tiene encanto juvenil afrontando las vicisitudes de un joven aburrido de 24 años que no haya esperanzas en un entorno social desconcertante aunque sin sobresaltos.
El segundo latigazo llega inmediatamente con I Always Knew, quizás el verdadero hit del álbum. Una notable base western con overdrives brillantes que sostienen el frenesí mientras  Justin Young chamulla con que está frente a la mujer que esperó toda la vida. A quien ya conocía muy en el fondo de su cabeza. Y aquí se repite la formula de Wreckin’ Bar de estribillos tribuneros, acentuados por el típico oh-oh «“  que tan bien sabe corear el público rockero. Un firme candidato a sonar en todos lados.

Teen Age Icon es otro grito de rebeldía punk con ritmo enmarañado y velocidad constante. Un sonido muy característico de la movida de punk-pop de guitarras filosas que revivieron bandas tales como Green Day, o Blink 182 hacia fines de los 90’s. Una canción donde Young una vez más se desprende de la idea de ser una «Estrellita Adolescente».

Por otro lado, en Ghost Town y Change of Heart pt. 2 lo intentan por el camino trazado por la oscuridad sónica de bandas como los primeros Strokes o los Artic Monkeys a comienzo del nuevo milenio. Una versión moderna de la new-wave manchesteriana.
Como era de esperarse hay algunas canciones de relleno que dan vueltas sobre lo mismo y carecen de sorpresa, reservándose para el cierre con Lonely World, una balada etérea que comienza despacio y va ganando vigorosidad con el paso de los compases, aunque nunca termina de explotar.

En total, Come of Age no supera los 40 minutos. Es un disco efímero que se consume rápido y se digiere fácil; que seguramente les aportará unos meses más de circulación en las emisoras del palo indie.

DEGUSTACIÓN

I ALWAYS KNEW

Contenido Relacionado

Broken Bells – After The Disco

El debut de Broken Bells había dejado un aire multifacético: Danger Mouse incursionando en todos los ritmos y James Mercer poniendo la cara a semejante oleada musical. After The Disco es aún mejor: cuando el

Comentarios

Comentarios

Últimos Videos

Nuestro canal de YouTube

Compartir esto en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email