David Byrne & St. Vincent – Love This Giant

La unión de esta extraña pareja surgió cuando ambos asistieron al Soho para colaborar en un evento de Bjork y Dirty Projectors. Allí el organizador los presentó y David Byrne y Annie Clark se conocieron personalmente, no así musicalmente. Tardaron dos años en terminar este proyecto que demandó el mismo esfuerzo para ambos tanto en composición como en ejecución. «Nunca estuve tan estrechamente entrelazada en la composición, los arreglos, el canto y el proceso de escribir letras con nadie» «“ confesó St. Vincent.

Love this Giant cuenta con un ensamble de bronces que es el motor principal de la obra, para la cual contaron con la ayuda de Borneo Horns, la banda de Saturday Night Live, liderada por Lenny Pickett (ex-Tower of Power).

Who es la encargada de abrir el álbum y lo hace con un buen swing de trompetas y trombones que se mezclan con la voz de Byrne, quien arroja un extenso cuestionario: «¿Quién va a levantar esta pesada carga? ¿Quién va a compartir este taxi? ¿Quién querrá subir a bordo?»  Pero la pregunta más desafiante llega en la voz de Clark inquiriendo con estilo gitano «¿Quién es un hombre honesto?» Pregunta que de momento ni David ni yo supimos responder.

El tema más frenético de todos es Weekend in the Dust, con cimientos grooveros y cornos sampleados que pasan como barredoras sobre una escena funky/hiphopera en la que St. Vincent debate consigo misma y se insta a despojarse de todo. Aunque luego confiesa que no puede conseguirlo, con un coro robotizado que se repite una y otra vez. En tanto Dinner for Two se ajusta más a una balada de tinte brilloso y alegre, aunque habla sobre una aparente fiesta de gala y esos momentos incómodos rodeados de invitados indeseados. Personajes de los que no recuerdan sus nombres y que se arrastran por el salón con sus celulares y vestidos empaquetados. Seres que, además, impiden la conexión entre esta pareja hasta que a modo de estribillo Byrne explota («Tengo que decirte algo pero nunca estamos solos«) sobre un ritmo lánguido basado en unas tablas hindúes sintetizadas que contrastan con su impulso verbal.

Forest Awakes tiene el ritmo marchoso de una cabalgata balcánica de vientos arremolinados, que en su subir y bajar tejen una textura sublime para sostener la prosa narrada por Clark. Por momentos la marcha se torna galopante para luego desacelerar y terminar con el único punteo de guitarra de todo el disco. Una verdadera gema dentro de un disco de Art-Rock.

Desde una inquietud de Byrne nace el nombre del disco y I Should Watch TV. «Creía que debía mirar la TV, que sería bueno para mí. Quería saber en que estaba pensando la gente para entender la tierra en la que vivo« se replantea en el comienzo de la canción con la carga sociológica más intrincada del álbum. David especula sobre la vida de los demás y decide vivir como «la gente común».

Hacia el final la intensidad va decayendo para culminar con dos bellas piezas: The One Who Broke Your Heart (con The Dap-Kings y Antibalas) y Outside of Space & Time. El primero, un tema con cadencia afro-latina mientras que el otro funciona como un cierre baladezco, con trompetas tenues y un Byrne vocalizando en tonos bajos y estirando palabras.

Aún así, Love this Giant no deja de ser un disco bailable, con un excelente ensamble de vientos, voces bien trabajadas y estribillos efectivos. No contiene el vuelo experimental de los trabajos de David Byrne y Brian Eno ni la maquinaria de los discos de St. Vincent, pero es un material que sendos fanáticos van a saber apreciar.

DEGUSTACIÓN

WHO

Contenido Relacionado

Comentarios

Comentarios

Últimos Videos

Nuestro canal de YouTube

Compartir esto en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email