P.S. I Love You – Death Dreams

julio 10, 2012

P.S. I Love You

Death Dreams

2012 – Paper Bag Records

[7.0]

.

.


Un día despertás en mitad de la ruta, empapado en sudor y atormentado por un mal sueño. Cuando abrís los ojos te sentís, una vez más, ufano de haber escapado a los garfios de la muerte. Mirás a tu alrededor y recapitulás que tu vida es otra cosa mucho más amable que el ensueño. Estás de gira con tu banda, presentando un álbum debut –Meet me at the Muster Station, 2010- que fue bien recibido por la prensa y te llevó tocar por todo el mundo. Entonces, como una revelación, llega a tu cabeza el nombre del próximo disco y la temática para las canciones.

Esto le ocurrió a Paul Saulnier, cantante y guitarrista del dúo canadiense P.S I Love You, y así nació Death Dreams, su segundo LP, editado bajo el sello Paper Bag Records. La producción de estas once nuevas canciones estuvo a cargo de Matt Rogalsky, quien hizo un buen papel disimulando que éste es un disco grabado en un estudio casero y registrado por su porta-estudio. El resultado de los sueños recurrentes con la muerte, sumado a su primer gran tour, afianzó la dupla compositiva de P.S I Love You­­«“ respecto a su debut, que ofrece temas más urgentes y letras menos ostentosas.

La canción que titula al álbum da comienzo haciendo las veces de una introducción oscura y grave, que pretende hipnotizarte y hacerte bajar la guardia. Abruptamente, llega Sentimental Dishes, una catarata frenética con guitarras al frente y los firmes golpes de Benjamin Nelson. A esto se le suma la voz de Saulnier, que reprocha con frescura juvenil: «I don’t wanna do the dishes / You don’t wanna do the dishes»; terminando con un punteo filoso de su Telecaster.

Don’t Go es una balada ruidosa que va en aumento y se torna impredecible con los cambios de ritmos (dentro del 4×4 habitual) mientras Saulnier narra una mala temporada donde parece haber perdido todo lo que amaba (con un estilo de arrojar las palabras que por momentos parece David Thomas de Pere Ubu y en otros a Brian King de Japandroids).

Los veranos son inspiradores pero no todos son iguales y por eso llega el inminente ruego «Desearía que este verano sea como el anterior», que se repite a lo largo de Future Dontcare (otro punto alto del disco). A continuación, Death Dreams II funciona como una especie de interludio instrumental entre las dos caras del álbum ya que para el final reservaron las pistas más extensas y el vuelo experimental lentamente va perdiendo intensidad. El sostén son las guitarras de Paul que demuestra un manejo loable de su pedalera. La diversidad de distorsiones utilizadas es notoria escuchando How Do You, Princess Towers o Red Quarter, así como también sucede con los recursos utilizados en los solos.

El producto final de las pesadillas que inspiraron estas canciones es lo que les dará valor para volver a dormir; y quizás el próximo disco aborde las vicisitudes de los dos tipos menos cool de Kingston acosados por groupies efervescentes…aunque sea en sueños.

DEGUSTACIÓN

SENTIMENTAL DISHES

Comments are closed.