Kaiser Chiefs – Start the Revolution Without Me

marzo 23, 2012

Kaiser Chiefs

Start the Revolution Without Me

2012 – Universal

[7.0]

.

.


Hace algunos meses los Kaiser Chiefs fueron motivo de sorpresa por el inesperado e interesante método de lanzamiento de The Future Is Medieval (2011). Un disco que finalmente en su versión oficial dejo de lado muchas canciones que merecian estar y es por eso que, aún teniendo en cuenta sus reminiscencias evidentes a bandas pilares del pop-rock británico, nunca dió lugar a que pulsemos la tecla repeat. Comercialmente llegó al punto de que sus temas sonaran sin trascender en las programaciones de radio británicas y del resto del mundo. Si pensás que lo que se viene es una colección de canciones nuevas, donde los de Leeds se reivindican totalmente, lo lamento pero por más que quieras no se trata de eso.

Start the Revolution Without Me es la versión «to USA» de The Future Is Medieval, con sus tracks distribuidos de otra manera, restando y sumando algunas canciones (todas conocidas anteriormente menos una). Es decir, este material agrega muy poco o nada de nuevo y da indicios (por no decir que lo es) de que sólo se trata de una estrategia comercial para intentar sobrellevar el momento en que las acciones de la banda están en su punto más bajo desde los días de su LP debut Employment (2005).

Así y todo detrás hay trece canciones, y aunque muchas son irrelevantes, todas tienen algo para decir. La novedad se encuentra a partir del inédito On the Run, que con su ritmo constante bien marcado y rodeado de efectos genera un buen clima y entrega un dejo de esperanzas sobre lo que los Kaiser Chiefs nos puedan ofrecer en el futuro. Cousin in the Bronx avanza desde los sonidos urbanos de tránsito y sirenas con un pop intrascendente, mientras que Problem Solved manifiesta ser lo más cercano al sonido convencional de la banda. Por ultimo, Can’t Mind my Own Business se destaca entre las piezas más oscuras, con un bajo que sobresale acompañado por sintetizadores y guitarras saturadas que brillan en los solos.

El resto de las canciones que quedaron en esta versión alterna de The Future Is Medieval son supuestamente las más relucientes que ofrecia su versión original y destaca el sonido electro pop y new wave de la década de los 80’s como también las influencias de rock de los 50’s y 60’s, incluyendo el uso de teclados y coros insistentes. Algunos ejemplos de ello son Man on Mars, Starts with Nothing o We all is Quiet, que además ofrece un excelente trabajo vocal de parte del cantante Ricky Wilson. If You Will Have Men se encarga de cerrar el disco a través de la voz de Nick Hodgson (batería) en una canción acústica cargada de sentimiento envíando algunas palabras hacia su padre que padece la enfermedad de Alzheimer.

Las composiciones demuestran madurez y habilidad a través de un sonido oscuro que se encuentra muy distante de esa identidad desesperada y gritona con la que se hicieron conocer hace unos años y cuya popularidad nunca fue fundada en la originalidad si no a través de canciones que marcaron la década pasada, como Ruby o I Predict a Riot. Lo que sí es seguro es que esta versión de The Future Is Medieval en términos de orden y cohesion atrapa más que la original.

DEGUSTACIÓN

ON THE RUN

Comments are closed.