Stephen Malkmus & the Jicks – Mirror Traffic

Stephen Malkmus & the Jicks

Mirror Traffic

2011 – Matador

[8.1]

.


No resulta coincidencia que el último disco de Stephen Malkmus & The Jicks se llame Mirror Traffic . O eso al menos es lo que se intuye cuando se repasan los quince tracks del CD a la largo de sus cincuenta minutos de duración. Esteban, sentado en su desvencijado auto volvió a cruzarse ““premeditadamente- con sus viejos compañeros de ruta hace un par de años. Pavement se mantuvo consistente durante esos meses y juntos condujeron casi en piloto automático un carromato no muy lujoso, pero si efectivo y a prueba de cualquier terreno.

De vuelta a la banquina, el pavimento (cuando no) le devolvió a  Malkmus cierta resolución compositiva y un confortable andar. Nuevamente sentado en su vehículo de porte vintage, el ex Pavement zanjó su destino y acomodó su espejo retrovisor para, precisamente, mirar un poco más atrás. Hacia adelante, el tráfico se percibía atestado. No vislumbraba descongestionamiento alguno. Fue así como entonces decidió poner marcha atrás y volver al lugar donde más cómodo se lo nota. Un páramo que se haya entre Crooked Rain Crooked Rain (1994) y Wowee Zowee (1995) y que contiene las más maravillosas melodías que Stephen junto a sus Jicks hayan alcanzado hasta el momento.

Como mediador de la nostalgia, Beck se aproximó hacia allí, probablemente en un automóvil alemán, y direccionó las canciones hacia la época en la  que él y Malkmus eran los abanderados de la Generación X, haciendo de la apatía y el descontento todo un estilo de vida (Hola, sí ¿recuerdan Loser?). Algo del Sea Change (2002), disco intimista del productor a cargo, se percibe allí (No One Is As Are I Be, Asking PrizeLong Hard Book), dando cuenta del grado de madurez que los encuentra a ambos.

Con eso y con todo, Stephen Malkmus parece no tener ganas de quitarle su nombre que antepone a la banda que lo acompaña. Jon Spencer lo hizo alguna vez con sus Blues Explosion. Indicó que su nombre no era más importante que el resto de los integrantes, y que era más cómodo para él referirse a ellos como la Blues Explosion, y no así como la banda “de”. El caso de Malkmus responde a otro tipo de ego. Un ser que posee el copyright perfecto para la confección de canciones en plan indie rock merece jactarse de tal.  Pues entonces, es loable que Stephen Malkmus continúe siendo Stephen Malkmus.

DEGUSTACIÓN

GORGEOUS GEORGE

Contenido Relacionado

Cat Power – Sun

Cat Power Sun 2012 – Matador [8.5] . . …

Comentarios

Comentarios

Últimos Videos

Nuestro canal de YouTube

Compartir esto en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email