Aislamiento Día 8: Californication

08_diario_cuarentena

Viene de acá: Aislamiento Día 7: choose life.

Estuvimos escabiando birra a morir, pero evidentemente aún le faltaba un golpe de horno. Ahora tengo una acidez que me muero y no puedo ir a comprar un antiácido a ningún lado. Debería existir un plan social que te cubra el Alikal y el Gatorade. Si me mata otra cosa que no sea la resaca, todo bien. Lo consedo. Al fin y al cabo me sacan una banda de guita por la obra social y no cubre ninguna de mis drogas. Encima con esto de la pandemia, seguro suben la cuota.

El aislamiento se empieza a sentir. Además, la amenaza de que puede extenderse empieza a jugar psicológicamente en contra. A nivel botiquín venimos perfecto, pero nos falta el esparcimiento. Necesitamos nuestro hábitat para desarrollarnos. El Tinder funciona pero no es lo mismo. Hice 3 matches pero por razones públicas la cosa no pudo avanzar demasiado. Aunque sí lo suficiente como para descubrir que no éramos más que un garche.

La que más me gustó es una gringa de Idaho, Kimberly se llama. La loca estaba atrapada en Baires porque no se puede volver. Estuvimos hablando de su ciudad, me contó un chiste que tienen allá con la invasión californiana. Es un sticker que dice “Don’t Californicate Idaho”, porque los capitalinos se les están instalando en el pueblito. La parte trágica de su relato es que se vino a Argentina después de romper con su prometido y ahora quedó atrapada en Argentina.

Ella tenía esperanzas de volver con él, pero hace poco el tipo le escribió contándole que estaba enamorado de otra persona: de otro loco. Justo hoy, me contaba, le había propuesto un trío para cuando regresara. “Le dije que no, pero quizás no soy lo suficientemente open minded para aceptarlo“ – me contó. Pienso que este mundo necesita más gente como ella.

Mientras le contaba las historias de Tinder a mi amigo, el vecino Heavy Metal volvió a entrometerse en la conversación con comentarios que desacreditaban mi relato. “Si supiera tu madre las boludeces que haces para ponerla, se moriría de vergüenza“, tiró primero. “¨”¨Nosotros ya estábamos un toque perjudicados por la IPA-Andemia y yo me envalentoné: “Cuando no quiera ponerla más me voy a hacer Heavy Metal y escuchar canciones que digan ‘¡Viva Satán! Estoy recaliente porque no la pongo nunca’“.

Se hizo un silencio atroz de un par de segundos y cuando pensé que nuestro enemigo estaba yendo a buscar algún elemento para el contraataque, se escuchó una carcajada que retumbó en todo el pulmón del edificio. “Vos no entendiste nada, Millennial. Seguí con tu garche virtual, imbécil”.

Contenido Relacionado

Aislamiento Día 16: lucky man

Esta mañana no entendía nada cuando me desperté con Erika acostada en mi cama. Todavía no caigo en todo lo que pasó. No me entra en la cabeza que hayan pasado las cosas que pasaron

Aislamiento Día 15: un plato que se sirve frío

Todavía estoy temblando mientras cuento esto, pero voy a hacer el esfuerzo por escribir lo que pasó hoy. Voy a intentar ser lo más fiel que pueda con los sucesos porque fue de película. El

Aislamiento Día 14: el plan maestro

Me quedé pensando toda la noche cómo sería la mejor manera de robarle al tranza. Es decir, al Heavy. Estuve mirando su ventana, analizando la jugada, pensando cómo podría llevarse a cabo de la manera

Aislamiento Día 11: El Androide Paranoide

El dealer y la novia viven en el edificio de al lado. Esta mañana estuve chateando con ella y quedamos en encontrarnos al mediodía en la terraza. Nuestras terrazas estás separadas por menos de un

Comentarios

Comentarios

Últimos Videos

Nuestro canal de YouTube

Compartir esto en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email