Holms: “Veo una auto-exigencia en las músicas porque fuimos menospreciadas”

Cada vez son más las bandas lideradas y conformadas por chicas; algo que le dio al rock una vitalidad renovada y una sensibilidad nueva. Son incontables los casos y todos los días pareciera aparecer un nuevo grupo con estas características. Holms es uno de ellos y su primer material de estudio, un EP homónimo, mantiene la vara bien alta. Su cantante, Camil Sanchez, bucea en las profundidades del ser como también del universo para regalarnos reflexiones dignas de ser talladas en mármol. Mientras tanto, la música grafica una oscuridad tangible con sonidos que nos recuerdan a grandes glorias del trip-hop, algo que no está muy explorado en la escena. Por eso decidimos indagar más allá de las canciones y saber quiénes son los creadores de esta realidad paralela. 

¿Cómo nació Holms?

Fue muy causal. Yo venía laburando con el productor “El Tano” Farelli. Lo conocí por Parte Planeta y cuando me enteré que producía dije “yo quiero trabajar con este pibe, urgente”. Y empecé a trabajar con él en las maquetas que tenía. Por suerte compartimos muchos gustos musicales (Portishead, Massive Attack, Radiohead). Entonces arrancamos nosotros dos y a los cuatro meses apareció Pachi como de la nada. Me dijo “¿vos estas buscando baterista?”. Con el tiempo me di cuenta que un contacto en común le había pasado mi número y le había mencionado que estaba buscando batero. Nos juntamos, le mostré los temas y le encantó el proyecto. Él sugirió un montón de cosas desde la batería. Trabajamos con Manuel Sibona de Sick Porky. Él fue el drum doctor y también asistió muchísimo al sonido de las baterías, que están super rotas, distorsionadas. Se les aplicaron procesos poco convencionales. Trabajamos mucho en formato laboratorio. Fue un Frankenstein.

¿Tenías proyectos anteriores?

Había grabado en la facultad o produciendo otros artistas, pero era todo más casero. Nada tan ambicioso como Holms. Este fue el primer disco que le puse todo para poder hacer algo que realmente tenga proyecto, tenga un valor y todo lo que yo consideraba que tenía que tener. Lo bueno es que nadie nos apuraba. Y a mí me parece que si vos te tomás tu tiempo para analizar, replantear y escuchar, el resultado va a ser distinto. Dejar que las cosas sucedan.

¿Y con quiénes trabajaste las letras?

Yo no tenía las letras, estaba 100% bloqueda, no sabía de qué hablar. Me encontré con la crisis de los 30, superando una ruptura, con un montón de procesos emocionales y me bajó toda la data. Ahí encontré las palabras, los modos y me encontré a mí misma. Pero fue un proceso de un año.

Esa intimidad y esa oscuridad se aprecia en el EP…

Sí, es una intimidad que tiene que ver con lo sensible. Como vos escribiste, eso de la noche oscura del alma. Es algo que todos lo atravesamos y justamente las letras las encaré para el lado de la liberación, de la auto-superación, de trasmutar. Hay una carga super metafísica, astrológica. Soy una gran aficionada de la astrología y fue como una compañía, una protección y una brújula. Entonces me pareció interesante combinar eso con situaciones más cotidianas.

De ahí viene, entonces, el título de la canción Nullius In Verba, la conexión con la masonería e incluso también la ley de atracción que la mencionas en otra de las canciones. Esas preguntas cósmicas que nos hacemos todos…

Tal cual, somos la nada misma y a la vez somos el todo. Y si querés podemos tener una charla de metafísica, del cosmos…

Y después vemos si en NatGeo nos dejan publicar esta entrevista. (Risas). Pero digamos que tus canciones no son un lenguaje rítmico, hay un mensaje presente detrás.

Sí. Primero es la data que me está bajando. Quiero hablar de esto, son estas frases, estas palabras, como un boceto y después lo trabajo, lo voy puliendo. Lo que sí me pasa, es que primero hago la música y después viene la letra.

Hay una carga muy importante también la parte visual de Holms ¿Cómo surge este cuidado estético?

Con Julieta Maccarino, que es la que dirigió el video “En Espiral”. Ella hizo las fotos del arte de tapa, también, y el diseño gráfico lo trabajó Pia Berberis, ella tenía un concepto muy simétrico que nos sirvió muchísimo, porque con Julieta teníamos esa idea de las líneas, la geometría del universo, lo astrológico. Incluso el monograma que armamos con la diseñadora también viene de ahí, es como una especie de escudo de protección. Antiguamente las familias tenías los monogramas en la puerta y cada monograma tenía las iniciales de los integrantes de cada familia. También jugamos con la carta natal en el diseño. El disco adentro es como una carta natal, tiene todas las casas.

¿Donde grabaron el clip de ‘En Espiral’? 

Lo grabamos en Neuquén. La directora es muy amiga mía, fanática de la naturaleza, de los paisajes. Yo le venía hablando de hacer un video allá en el Sur. En el principio la idea era hacerlo en Caviahue, que tiene una cascada gigante y es un río que viene de un volcán. Imaginate los colores que tiene. Pero por cuestiones de costo después decidimos hacerlo todo en Neuquén y utilizar paisajes más agrestes, más salvajes y que no son tan turísticos. Como mostrar el Lado B del valle.

¿Por qué le dedicaron tanta atención a un formato que ya está casi extinto como es la edición física de un álbum?

Porque eso para mí es como tener un hijo. No quiero que quede en la nebulosa de los ceros y los unos. Quiero que mi música se pueda tocar, se pueda oler. Y darle ese privilegio a las personas que realmente lo valoren. Porque yo también soy así, me gusta leer los créditos, todo. Si yo te doy un disco con un estuche, súper artesanal, vos no te vas a olvidar nunca más de mí. Y aunque no escuches el disco, ese estuche lo vas a usar, lo vas a tener ahí. Es una forma de mimar a un melómano y decirle vos te merecés esto.
Nosotros trabajamos con Correas Pulsar y fue una forma de unirnos. Fue también una apuesta de ellos y quedó super lindo. Todo tiene una armonía visual.

Imagino que el show del 19 en Teatro El Cubo va a tener una carga visual importante, entonces…

Estamos preparando una puesta con visuales y telas, en un momento se habló de laburar con realidad aumentada pero es todo un tema y no sabemos si nos iba a entrar. Pero a futuro esperamos poder hacerlo. Mi sueño es dar ese tipo de show, romperle la cabeza al espectador y que parezca que somos de otra galaxia. Pero igual la apuesta es bastante jugada, es hermoso además tocar en un teatro, que da una conexión re-íntima. Me parece super romántico y recontra pagana, porque ahí es donde los artistas se empezaron a mostrar. Soy bastante romántica.

York es otra de as bandas nuevas que nos gustan y hay una conexión sonora entre ambas bandas ¿Esta fecha nace de la amistad o de una concepto buscado para generar una fecha homogénea?

Yo los escuché y me encantaron, me enamoré de lo que hacen. Me gusta que se llame York, porque suena a un apellido y entonces era como York y Holms. Son muy buenos pibes, muy buenos músicos y es un placer tenerlos en nuestra fecha y generar ese tipo de alianzas con bandas que están en la misma que nosotros. Se va a generar una comunión de públicos que va a estar buenísima. Se trata de eso también.

¿Cómo vivís vos este proceso del rock y el feminismo? ¿Realmente ha cambiado algo o los músicos siguen menospreciando a las mujeres que tocan?

Si, realmente hay un cambio. Lo que yo veo además es que las música que hay son recontra talentosas. Extremadamente talentosas. Veo que hay una auto-exigencia de nosotras de decir lo vamos a hacer increíblemente bien, porque estuvimos en las sombras, estuvimos menospreciadas. Yo trabajé con una banda que se llamaba Led Ladies, que es un tributo a Led Zeppelin que eran todas mujeres tocando al mismo nivel que ellos. Sonaba tal cual.
También hay cosas que no sé si tienen que ver con el machismo, sino con las relaciones personales. Porque a veces es como que uno canaliza en la banda los problemas personales. Los problemas de la casa, vienen a parar a la banda y eso hace que las bandas se separen.

¿Y en el caso de Holms?

En el caso de Holms ellos son todos hombres pero ya están en otra etapa, con hijos, que no boludean, se viene a laburar y se labura. Yo soy mujer y más jóven que ellos, entonces también hay que tener actitud, tenes que estar muy bien plantada. No es que el grupo sea conflictivo ni nada, pero ellos al tener otros tiempos y otras prioridades no quieren que los boludeen. Tocar con gente joven puede ser más descontracturado, pero a mí me encanta trabajar con gente más grande. Se labura mucho más en serio. Tiene un montón de ventajas. Pero respecto al feminismo, estamos en una era donde estamos cambiando zarpamente las frecuencias de vibración y uno de los cambios es que el patriarcado no nos siga oprimiendo, no sólo a las mujeres sino también a los hombres. Imagino que para los hombres también debe ser complicado. Esa presión de los machos no lloran, que tenés que pagar todo, entonces si querés invitar a una chica tenés que tener plata o ser el sostén de la familia, o que en la adolescencia si no perdiste la virginidad sos un imbécil. Todos lo sufren.

Me alegra escuchar estas reflexiones, saber que las cosas relamente están cambiando, también hacia adentro en el rock. El feminismo es la revolución de nuestra era y es evidente que el patriarcado se va a caer.

Si, obvio. Se va a caer y en hora buena.

Contenido Relacionado

Fotografía: Josefina Schmipp

Sol Bassa: “Mi banda son mis amigos”

Ella es Sol Bassa, guitarrista de blues. Debutó con el disco Dedos Negros (2016), nominado a los premios Gardel a la música argentina. Con amplia trayectoria en el under, fue apadrinada por Ciro Fogliatta -ex

Comentarios

Comentarios

Últimos Videos

Nuestro canal de YouTube

Compartir esto en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email