La ola feminista está golpeando fuerte a toda América Latina. La media sanción que recibió la Ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo en Argentina reivindicó la lucha de la campaña que venía buscando la despenalización y legalización del aborto hace más de una década, cuando los pañuelos verdes no eran parte de nuestra vida diaria ni se hablaba del tema en todos lados. Otros países de la región, como México y Colombia, siguieron el ejemplo de Argentina y decidieron que allá también era hora de transformar a la interrupción voluntaria del embarazo en una realidad.

Algo que se escuchó repetidas veces en el debate que se dio en el Congreso, es que el aborto siempre ocurrió y seguirá ocurriendo, el tema es cómo se realizan y en qué condiciones. Actualmente, uno de los métodos más elegidos para realizar un aborto es la pastilla de Misoprostol. Antes que nada, es necesario recordar que el Misoprostol no cumple la función de los anticonceptivos ni de la “pastilla del día después”, es decir, no impide que una mujer quede embarazada, sino que interrumpe un embarazo que ya está en curso. Es de los métodos más seguros que existen y el más recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), junto a la aspiración intrauterina. Está incluido en la lista de medicamentos esenciales para la humanidad de esta misma organización.

Originalmente, era comercializado para regular la acidez gástrica y para tratar úlceras (y sigue siendo así). En las mujeres genera contracciones uterinas, y es este efecto secundario el que transforma al Misoprostol en una forma relativamente segura de realizar un “aborto farmacológico” hasta la semana 12 de embarazo. Algunos datos importantes: no es tóxico, no afecta la fertilidad (una mujer puede abortar con Misoprostol y quedar embarazada nuevamente sin dificultad), está disponible en más de 100 países del mundo y se puede comprar en cualquier farmacia. En Argentina, su precio ronda los $3000.

Muchas organizaciones difundieron informes detallados sobre dónde comprarlo, cómo usarlo, cuáles son sus posibles efectos secundarios y cómo saber si es necesaria asistencia médica. Por ejemplo, la página de Socorristas en red, un colectivo de mujeres argentinas que asisten y guían a mujeres que desean interrumpir un embarazo, tiene disponible un instructivo para realizar abortos con pastillas.

No se puede dejar de resaltar la importancia de tener presentes los signos y síntomas de complicaciones de abortos farmacológicos para saber cuándo pedir ayuda. Hasta que el aborto sea legal, lo principal será reducir la cantidad de muertes por abortos clandestinos y, para que esto sea posible, hay que estar atentas y, preferiblemente, acompañadas para evitar que los números sigan creciendo.

Contenido Relacionado

Comentarios

Comentarios

Últimos Videos

Nuestro canal de YouTube

Compartir esto en:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on reddit
Reddit
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email