Si alguna vez te preguntaste de dónde proviene el nombre de la emblemática banda de Britpop, Primal Scream, que se inmortalizó en el inconsciente colectivo con su disco Screamadelica de 1991, tenés que saber que la historia involucra al propio John Lennon. Pero vayamos por partes…

Hacia finales de la década del 60 el rock tenía entre sus gurúes al psicólogo Timothy Leary, quien tuvo vínculos muy fuertes con el comienzo de Grateful Dead y sus primeras sesiones bajo el influjo del LSD; así como también fue uno de los invitados de lujo que participaron de la revolución que el matrimonio Lennon-Ono inició desde su cama.

Pero otro psicólogo que se ganó la admiración de Lennon, fue Arthur Janov, quien en 1970 publicó su libro Primal Scream. Esta terapia del grito primal suponía que las angustias y dolores que sufríamos en la adultez provenían de traumas no resueltos de la infancia.

Sabrán que aquel año no fue un buen año para el rock, precisamente. Las bajas de Janis Joplin, Hendrix, Morrison y la de Brian Jones (al año anterior) habían mostrado la otra cara del abuso con las drogas. Además, The Beatles, aquel gigante que sacudió la industria de la música para siempre, había dejado de existir.

En la mente Lennon todo eso impactó de forma negativa, además de su fuerte adicción a la heroína. Keith Richard, Clapton y unos cuantos habían quedado colgados de las ajugas y John era uno de ellos; y la puerta de salida era difícil de encontrar. Por eso, Lennon confió en esta novedosa terapia que afirmaba que luego de investigar los traumas de la infancia, se llegaba a un estado de quiebre emocional, del cual brotaba como un manantial de agua cristalina: EL GRITO PRIMAL.

Lennon hizo que este tratamiento cobrará trascendencia y a pesar de que al final de la terapia sintió que había sido estafado, durante el proceso gestó su primer disco solista con la Plastic Ono Band, con una fuerte carga emocional, donde revisitaba su infancia traumática. Lloró y buceó en las profundidades de sus penas, pero el grito primal nunca llegó.

Años más tarde, en Glasgow, Bobby Gillespie daba sus primeros pasos en el rock, siendo un hijo legítimo del punk, Gillespie no empatizaba con la New Wave y comenzó a explorar su propio camino. Fue baterista de The Jesus & Mary Chain y a su vez inició su banda Primal Scream, hasta que finalmente se decidió por ser el líder de ésta última, con la cual tuvieron un comienzo aceptable y conoció el éxito en 1991 con Screamadelica.

En la actualidad cuentan con 11 discos de estudio y un presente prometedor. Chaosmosis, su trabajo de 2016, tuvo una excelente recepción por parte de la crítica y sus fans. Éste material los trajo por última vez a Sudamérica en 2016 y los traerá de regreso durante este año, cuando se presenten el próximo 1 de marzo a Groove de Buenos Aires y al día siguiente en Matukana de Santiago de Chile.

Una cita obligada para los fanáticos del rock británico con traumas en su infancia. Así que si aún te quedan cosas pendientes por resolver de tus primeros años, quizás en estos conciertos encuentres la respuesta y el grito primal brote desde tus entrañas.

Publicado en Historias, Historias MusicaTaggeado como ,

RELACIONADAS

Escuchá lo nuevo de Primal Scream

Escuchá lo nuevo de Primal Scream

Se trata de 2013, track perteneciente al próximo álbum de la banda, More Light, y que ya tiene ...
Snow Patrol en Argentina

Snow Patrol en Argentina

Los escoceses se presentarán en septiembre como otro de los platos fuertes del Pepsi Music 2011, que también incluye a ...
Nowhere boy: nueva película sobre Lennon

Nowhere boy: nueva película sobre Lennon

El próximo 29 de octubre se estrenará el film basado en la infancia y adolescencia del ex Beatle, ...

COMENTARIOS